El Juzgado ordena a Traballo el pago de la ayuda a la hija de una dependiente lalinense fallecida

Demandante [Clic para ampliar la imagen]

La sentencia condena a la Administración, que desestimó en su día la petición presentada, a abonar 5.021 euros

El fallo, el primero de este tipo en la provincia, abre la puerta a otras demandas

Hace unos días, en una entrevista a La Voz de Galicia, la conselleira de Traballo e Benestar, Beatriz Mato, cifraba el número de grandes dependientes que solicitan ayuda en Galicia en cerca de 30.000 frente a los 16.500 que se preveían. Señalaba también que uno de cada tres dependientes valorados están aún sin atender.

En Lalín, al igual que en muchos otros concellos, lo que se trata es de priorizar las ayudas para los casos más urgentes y necesarios. Eso no evita que muchas veces estas lleguen tarde y mientras se tramita el solicitante puede incluso fallecer. Si eso ocurre reclamar es un camino laborioso y casi siempre infructuoso. Pero eso no siempre ocurre.

Una vecina de Lalín acaba de ganar una partida a la Consellería de Traballo y lo hizo en los juzgados. La mujer reclamó a través de un contencioso-administrativo el pago de una prestación económica por cuidar a su madre, que tenía reconocida desde el 28 de abril del 2008 una situación de dependencia en grado III, la más alta y nivel 1 con carácter permanente. Lo hizo después de que la Xunta se la denegase por silencio administrativo.

Estos días el juzgado notificó la sentencia y el magistrado-juez del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Vigo condena en el fallo a la Consellería de Traballo e Benestar a pagar a la demandante 5.021,26 euros más los intereses legales devengados desde el 20 de febrero del 2010.

Justicia

Se trata de una sentencia que fija un precedente y abre la puerta a otras demandas de este tipo. El abogado que llevó el caso, el lalinense Francisco José Lago Calvo, destaca que "se trata de la primera sentencia ganada en un caso de este tipo en la provincia de Pontevedra" y subraya que con ella "se hizo justicia".

Francisco José Lago destaca "todas las dificultades puestas por parte de la Administración para atender el pago al que están obligados". Este letrado explica que la Xunta se basa en el decreto 504/2007 para regular el derecho a las prestaciones. En él, apunta, se exige el cumplimiento de una serie de requisitos, entre ellos el reconocimiento de la dependencia, "que eso es fácil de probar", y que se justifiquen los gastos realizados.

En el caso de cuidadores profesionales es sencillo porque hay un pago de la familia a una persona por un trabajo, pero cuando el cuidador es un familiar "¿cómo se justifican los gastos, aportando facturas de supermercado años después?; es casi imposible en muchos casos", alega Lago Calvo. En el decreto se alude también en caso de que el cuidador sea familia a que los legitimados para solicitar el pago sean los herederos o la comunidad de herederos del difunto.

En la sentencia el juez se basa precisamente en ese decreto para dar la razón a la demandante. En este caso cree que la demostración de gastos es innecesaria porque en una resolución la Xunta cifraba la cuantía mensual de las ayudas y los atrasos y que la hija está totalmente legitimada para "exigir el reconocimiento de la efectividad del derecho a las prestaciones económicas de los solicitantes fallecidos durante la tramitación del procedimiento".

Tramitación

El reconocimiento del grado de dependencia de esta lalinense en abril del 2008 le daba derecho a una serie de servicios y prestaciones cuya efectividad quedaba condicionada a la aprobación del Programa Individual de Atención (el denominado PIA) por la delegación. Esa aprobación se produjo el 5 de febrero del 2009. En ella se le reconocía a la hija de esta lalinense, "una libranza para cuidados en el entorno familiar por una cuantía mensual de 385,69 euros".

En el fallo se explica que "se reconoció asimismo con fecha de efectos a 28 de noviembre de 2007, por lo que los atrasos se cuantificaban en 3.878,76 euros por el período entre esa fecha y el 30 de septiembre del 2008". En la aprobación de febrero se nombraba como cuidadora no profesional a su hija.

Esta llegó tarde porque la beneficiaria, María Garazo Calvo, falleció el 31 de diciembre del 2008. La solicitud de valoración de su grado y nivel de dependencia la había presentado el 27 de noviembre del 2007. La mujer vivía con su hija que ejercía de cuidadora y una nieta mayor de edad.

Lalín, Pontevedra. 16/05/2010. AUTOR/A: R. Ramos. FUENTE: LaVozdeGalicia.es

Traducir

Síguenos

  • Logotipo da Federación de Vida Independente, clic para acceder á web [Abrirá unha nova ventá]
  • Logotipo do Foro de Vida Independiente y Divertad, clic para acceder á web [Abrirá unha nova ventá]
  • Logotipo da Asociación SOLCOM, clic para acceder á web [Abrirá unha nova ventá]
  • Logotipo de Derechos Humanos Ya, clic para acceder á web [Abrirá unha nova ventá]